CRÍTICA –  La fiera y la fiesta

Texto por: Dahiana Acosta.

Parafraseando a mi amigo Luis Jansen, hemos vuelto al cine, a ese lugar especial de historias, tertulias y complicidades. Hemos regresado a Fine Arts. Fuimos convocados al estreno de la película “La fiera y la fiesta” dirigida por Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, y tiene mucho sentido que el regreso fuera de la mano de ellos, porque ante la incertidumbre, lo seguro es lo seguro. ¿Casualidad o diosidencia?, arrímese a la sombra que más le cobije.  Allí, el más variopinto de los grupos se congregó en una noche que recobró su magia, momentos de reencuentros, anécdotas y después del distópico año 2020, el pase de lista y confirmación de las ausencias forman parte del siniestro protocolo.

Era la noche de recordar a Jean-Louis Jorge (1947-2000) y su proyecto inconcluso, en un homenaje póstumo dirigido por Guzmán y Cárdenas, protagonizado por Geraldine Chaplin, Udo Kier, Jaime Piña, Luis Ospina y Jackie Ludueña. Una película de lecturas, el ejercicio creativo más íntimo de la pareja de directores. Vera (Geraldine Chaplin), regresa a República Dominicana a filmar la película de su amigo Jean-Louis Jorge, a quien la vida y sus circunstancias le impidieron materializar ese sueño y que ella, junto a un grupo de amigos, pretende hacerlo realidad. Digo pretende, porque en el cine, y en la vida, los retos son constantes.

Geraldine Chaplin junto a los directores Laura Amelia Guzmán e Israel Cardenas.

El cine es la más colectiva de todas las artes. Debe ser el resultado de conjugar muchos talentos, unificados por la visión de un director, que requiere de un productor que busque los recursos para darle vida. Estamos claros de que si lo soñamos lo podemos lograr, pero para eso requiere detrás a mucha gente que aporte talentos y recursos. Está ese aspecto económico, primordial para la industria y por el otro, las trabas que se interponen para los proyectos que pretenden romper cánones o sus figuras transgreden paradigmas. Jorge, fue un transgresor, se atrevió a ejercer el oficio de artista en este trópico conservador, haciendo lo que siempre habían hecho, mil veces mejor, diferente y, sobre todo, provocador. La gente como él, cuyo mandato divino fue ese, el de recibir las llaves y hacer las cosas fabulosamente, curiosamente, están destinadas a una salida inesperada, intempestiva, en fin, al melodrama.

Esta película es un ejercicio sobre la memoria, en todas sus vertientes. El contar las historias que una vez nos unieron, el aferrarse a ese ayer compartido, porque el hoy está lleno de ausencias y el futuro es borroso e incierto. Sobre el proceso natural de la vida o aquellos que contranatura han partido primero, y nos esperarán al final del camino. Es una película sobre el ser humano y su complejidad. De identidad y representación. Del tiempo y sus manías, que adelanta o retarda sucesos. Sobre la vida y el final de ficción que se contó muchas veces y que perdió sentido cuando pasó de verdad.

Como dije anteriormente, es la película más personal de la dupla Guzmán/Cárdenas, con la mejor fotografía que hasta el momento ha realizado Cárdenas, en la que han puesto todo lo que saben, han sumado los afectos y recuerdos y nos han entregado una película emotiva, que para algunos sea solo de Jean-Louis Jorge, sin saber que definirla así es lo mismo que decir que es cine y que también es arte. Un trópico reflejado desde la extravagancia y la exquisitez, de lo fino y lo queer muy fiel al estilo de Jean-Louis Jorge ¿Qué no es una película para todo el mundo? Su cine nunca lo ha pretendido, de ahí que se especialicen en la particularidad como toque esencial de sus historias. Esta no es la excepción. Esto también es cine latinoamericano, desde lo onírico, en el que las carencias se llevan por dentro, y conmueven de igual manera, pese al escepticismo de los adictos a la pornomiseria.

FICHA TÉCNICA

Dirección:  Laura Amelia Guzmán e Israel Cardenas.

Actuaciones de:  Geraldine Chaplin, Udo Kier, Luis Ospina, Jaime Piña.

País:  República Dominicana, México, Argentina, 2019.

Duración:  90min